Entretenimiento Volver a "Entretenimiento"

El manjar verde de los dioses mesoamericanos

Nola Sabor | 05 de diciembre de 2017

Por Susan Marenco

Pienso en el aguacate y en el color verde, y me parece una de las más perfectas expresiones artísticas de la madre naturaleza. Bien lo sabía Federico García Lorca en su sonado “Verde que te quiero verde...”, frase famosa de su poema “Romance Sonámbulo” (que nada tiene que ver con aguacate).  

“…dejaba en la boca un raro gusto de hiel, de menta y de albahaca…”  

¡Así me gusta a veces, con menta, a veces con albahaca! ¡Ah, sí que lo he disfrutado! Y es que a veces es de mis antojos nocturnos, cuando Morfeo y yo nos hemos peleado largo y tendido, y el insomnio abre mi apetito sudoroso, confundido y premenopáusico.  

Verde que te quiero verde, acentuado con la dulce cremosidad de su pulpa madura y su mantequillosa textura. Verde que te quiero verde, en perfecta complicidad con tomate, cebolla, ajo, serrano, cilantro y jugo de limón.  

Cuando a veces se me antoja mezclarle con un yogurt griego “plain” o bien, una crema mexicana o centroamericana, para dramatizar un poco su cremosidad orgánica y darle más sentido a la existencia misma de un dip lleno de voluptuosidad y sabiduría azteca. Manjar de dioses, sencillo, humilde y auténtico.  

Es reconocido a nivel mundial como la creación de nuestros vecinos antepasados que supieron descubrir y aprovechar con sublime genialidad la calidez y amistad incondicional de un compañero lleno de virtudes nutritivas y sabor único para crear con simplicidad un platillo, que hoy en día es reconocido y aceptado: el guacamole o guacamol, como le llamamos los centroamericanos, quienes también gozamos de su generosidad.  

Además de su sabor original y único, entre las propiedades de esta verde y mantequillosa fruta tropical, el oro verde de México o aguacate promete reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, incrementando el llamado colesterol bueno.  

Y a esto se le suma el beneficio de ser un antioxidante que le agrada a nuestra piel. Por ahí también dicen que esta fruta es de los dioses aztecas, la cual su nombre proviene del náhuatl “ahuacamolli”, una unión de las palabras: “ahuacatl” (aguacate) y “molli” (mole o salsa) –según el periódico eltiempo.com- es también un potente afrodisíaco que renueva las energías masculinas en el área del amor…  

En todo caso, la frescura y riqueza del cremoso guacamole merece un minuto de silencio para agradecer y honrar sus virtudes nutritivas, sin mencionar su riqueza sensorial al degustar la primera cucharada de este delicado regalo del dios Quetzalcóatl. 

He aquí un regalo de nuestros antepasados dioses: 

RECETA DE GUACAMOLE 

● Tiempo preparación: 20 minutos  

● Sirve: 4 personas 

¿Qué necesita? 

4 Aguacates 

½ taza Cebolla blanca en cuadritos. 

1 taza Tomate cortado en cuadritos. 

1Chile serrano picado 

1Diente de ajo picado. 

2 Jugo de limón. 

4 Cdas.Cilantro picado. 

Al gustoSal y pimienta. 

¿Método de preparación? 

Abrir los aguacates y sacar la pulpa en un recipiente hondo. 

Agregar el jugo de limón y macerar hasta obtener una masa. Dejar trozos de aguacate para darle textura. 

Cuando se consiga la consistencia deseada, agregar el resto de ingredientes: tomate, cebolla, cilantro, ajo picado, chile serrano picado, mezclar y agregar sal y pimienta al gusto. 

Servir acompañado de tortilla chips o como complemento a platillos de asados. 

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.meridiano90.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
1000 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Entretenimiento