Entretenimiento Volver a "Entretenimiento"

Trescientos años

NOLA Cuentes Vides | 29 de diciembre de 2017

Por Jorge Vides

Por Jorge Vides

Las luces frías de la mañana anunciaban nuevamente el amanecer. El amanecer de un nuevo año, otra vez en mi querido New Orleans.  

Como cada año, salgo a disfrutar de la maravillosa vista. Los puentes, los edificios, el lago y el río. Atrás quedaron los recuerdos de la niñez, los amigos y las aventuras. Los días de escuela, los juegos y el aire libre.  

Todas las caras que me encuentro parecen nuevas, como si las viera por primera vez. La gente ya no nota mi presencia, o tal vez están muy acostumbrados a mí.  

Los recuerdos llegan como luces multicolores a mi cabeza. Son tan fuertes, que hasta parece que los vivo de nuevo. Las noches en el lago con mi amada. El vino y las canciones, los barcos de vapor, las fogatas, las peleas donde todavía no había nada. Aún recuerdo como se fue entretejiendo todo.  

Una naciente ciudad, el auge comercial, las caídas, incendios, reconstrucciones, huracanes, como si todo pasara una y otra vez.  

Pero lo que más extraño es la música. Clarinetes y guitarras lejanas, que me hacen llorar, como si todavía todo fuera un gran pantano.  

Parece que fue ayer que desembarqué de Europa y dejé todo atrás. En estas tierras todos somos inmigrantes, todos venimos de algún otro lugar. Pero por alguna razón, no nos queremos ir.  

No sé si sea la noche más nostálgica, pero la noche del año que termina siempre me hace pensar en todo lo que dejé de hacer. Si tan solo tuviera de nueva cuenta la oportunidad de volver a empezar, haría esta vez todo diferente.  

Pero que va. Tiempo es el que sobra. La eternidad nunca fue tan grande. Ya habrá tiempo de volver a empezar.  

Es año nuevo. Se vale estar sentado viendo la forma de las nubes, y como se desvanece la luz del día, dejando esos tonos rosados que solo tiene mi ciudad de New Orleans.  

Se hace tarde, y está haciendo frío. Unas gotas de lluvia.  

Nuevamente, como cada año, me retiro a mi tumba, a descansar. Aunque hayan pasado trescientos años ya, hay cosas a las que uno no se acostumbra en esta ciudad. El estar muerto es una de ellas. 

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.meridiano90.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
1000 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Entretenimiento