Merkel y Schulz cierran un acuerdo para reeditar la gran coalición en Alemania

ALEMANIA GOBIERNO | 07 de febrero de 2018

La canciller alemana, Angela Merkel (i), y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, durante una rueda de prensa tras la ronda de negociaciones celebrada en la sede de la Unión Cristianodemócrata (CDU), en Berlín, Alemania. EFE

Berlín, 7 feb (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, y el líder socialdemócrata, Martin Schulz, alcanzaron hoy un acuerdo para reeditar la gran coalición de gobierno, un pacto que llega más de cuatro meses después de las elecciones y tras arduas negociaciones.

El acuerdo, que abre la puerta a una cuarta legislatura de Merkel como canciller, deberá ahora ser sometido a una consulta vinculante entre los militantes socialdemócratas, que tendrán así en sus manos el futuro del Ejecutivo alemán.

Las direcciones de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) confirmaron el acuerdo tras más de 24 horas de reuniones ininterrumpidas en Berlín, en las que se limaron las últimas diferencias y se redacto un documento final de 177 páginas.

A la espera de que Merkel y Schulz comparezcan ante los medios para valorar su alianza, el ministro de Finanzas en funciones y dirigente de la CDU, Peter Altmaier, garantizó que se trataba de un acuerdo de coalición "muy positivo para muchos ciudadanos".

"Cansados, pero contentos", destacó a través de las redes sociales la dirección del SPD, junto a un "selfi" en el que Schulz aparece sonriente junto a su equipo.

El líder socialdemócrata será previsiblemente el próximo ministro de Asuntos Exteriores alemán, cartera que mantendrá el SPD en el futuro gabinete.

Como en la pasada legislatura, el SPD se hará cargo de seis de los catorce ministerios, pero cambiará Economía por Finanzas, considerado de mayor peso y que hasta ahora se habían reservado los cristianodemócratas.

Desde el Ministerio de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ahora presidente del Bundestag, se convirtió en uno de los principales defensores de la austeridad ante la crisis del euro, pero durante las negociaciones de coalición el SPD se ha mostrado partidario de dar un giro en la política europea y de apostar por más inversiones y crecimiento.

Otro ministerio que cambiará de manos será el de Interior, que los cristianodemócratas ceden a sus socios bávaros, defensores de un endurecimiento de la política de inmigración y muy críticos con la gestión de la crisis de los refugiados que realizó Merkel la pasada legislatura.

En el acuerdo se ratifica la intención de que la llegada de nuevos refugiados al país no supere una horquilla de entre 180.000 y 220.000 personas y se fijan límites a la reagrupación familiar.

El documento recoge todo un programa de gobierno para los próximos cuatro años, con inversiones multimillonarias en educación, vivienda y digitalización, garantías de estabilidad para las pensiones, mejoras en la atención a la dependencia y una clara apuesta por una Europa "fuerte, democrática, competitiva y social".

Schulz, que, según el diario "Süddeustche Zeitung" dejará la presidencia del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) para ser ministro, había afirmado que su objetivo era lograr un programa con un marcado carácter socialdemócrata y con él convencer a los militantes de su partido, dividido ante la idea de reeditar la gran coalición con Merkel.

Tras la debacle en las elecciones del 24 de septiembre, cuando el SPD cosechó un mínimo histórico (20,5 %), Schulz rechazó de plano una nueva alianza con los conservadores, aseguró que nunca formaría parte de un gabinete bajo Merkel y consideró que el partido debía renovarse en la oposición.

Pero la canciller fracasó en su intento de aliarse con liberales y verdes, y Schulz se abrió a dialogar con los conservadores, por por recomendación expresa del presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, e incluso del presidente francés, Emmanuel Macron.

Los dos bloques cerraron un preacuerdo a mediados de enero y en el congreso extraordinario convocado por el SPD el 21 de enero para refrendarlo quedó clara la división del partido, que dio luz verde al inicio de las negociaciones formales con Merkel por un 56 %.

Entre los sectores más críticos están las Juventudes Socialdemócratas (Jusos), que lanzaron una campaña para reclutar nueva militancia con el objetivo de que el pacto de coalición acabe bloqueado en la consulta entre los afiliados al SPD, que sigue cayendo en las encuestas.

Desde el pasado enero, se han registrado 24.339 nuevas afiliaciones al partido y un total de 463.723 militantes tendrán derecho a votar a principios de marzo el pacto alcanzado hoy.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.meridiano90.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
1000 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

Mundo