Trump acusa a Steve Bannon de haber "perdido la cabeza" y se desvincula de él

EEUU RUSIA | 03 de enero de 2018

El presidente, Donald Trump, acusó hoy a su exasesor Steve Bannon de haber "perdido la cabeza" y dijo que no tiene "nada que ver" con su Presidencia, después de que salieran a la luz críticas del ex estratega jefe a una reunión con rusos que mantuvo en 2016 el hijo del mandatario. EFE/Archivo

Washington, 3 ene (EFEUSA).- El presidente, Donald Trump, acusó hoy a su exasesor Steve Bannon de haber "perdido la cabeza" y dijo que no tiene "nada que ver" con su presidencia, después de que salieran a la luz críticas del ex estratega jefe a una reunión con rusos que mantuvo en 2016 el hijo del mandatario.

"Steve Bannon no tiene nada que ver conmigo ni con mi presidencia. Cuando fue despedido, no solo perdió su trabajo, perdió la cabeza", afirmó Trump en un duro comunicado difundido por la Casa Blanca.

Trump se pronunció así después de que el diario británico The Guardian publicara el extracto de un libro en el que Bannon califica de "traición" y "antipatriota" la decisión del hijo del mandatario, Donald Trump Jr., de reunirse en junio de 2016 en Nueva York con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya.

El comunicado de Trump supone una abrupta ruptura con Bannon, que fue su último jefe de campaña y se convirtió en su estratega jefe y una de las figuras más poderosas en la Casa Blanca desde enero de 2017 hasta agosto, cuando fue despedido sin más explicaciones y regresó a la publicación ultraconservadora Breitbart News.

Incluso después de su despido, Trump había seguido defendiendo a Bannon, que ahora es un activista contra el aparato del partido republicano y a favor del populismo nacionalista que dio alas al presidente.

"Steve finge estar en guerra con los medios de comunicación, a los que llama el partido de la oposición, pero pasó su tiempo en la Casa Blanca filtrando información falsa a los medios para hacerse parecer más importante de lo que era. Es lo único que hace bien", aseguró Trump en su comunicado.

"Steve rara vez estuvo en una reunión a solas conmigo y solo finge haber tenido influencia para embaucar a unos pocos que no tienen acceso ni tienen ni idea, a los que ha ayudado a escribir libros falsos", añadió el mandatario en referencia a la obra de Michael Wolff en la que aparece citado Bannon.

Trump también minimizó el papel de Bannon en su campaña electoral, al asegurar que se incorporó a la misma una vez que el ahora presidente ya era candidato republicano.

"Ahora que está solo, Steve se está dando cuenta de que ganar no es tan fácil como yo lo hago parecer. Steve tuvo muy poco que ver con nuestra victoria histórica, que se logró gracias a los hombres y mujeres olvidados de este país", sostuvo Trump.

"Pero Steve sí tuvo todo que ver con la pérdida de un asiento en el Senado en Alabama que los republicanos habían retenido durante más de 30 años. Steve no representa a mi base electoral: solo actúa pensando en sí mismo", agregó.

El presidente se refería a la elección especial del pasado diciembre para cubrir un escaño del Senado por Alabama, para la que Trump había respaldado a un aspirante republicano, Luther Strange; pero Bannon impulsó a otro candidato, Roy Moore, que acabó perdiendo contra un demócrata tras ser acusado de abuso sexual a menores.

Trump presumió de tener muchos "miembros republicanos del Congreso y candidatos" que defienden sus prioridades y que quieren "recuperar nuestro país e impulsarlo hacia arriba, en lugar de simplemente quemarlo todo", en referencia a Bannon.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, aseguró después que Trump se mostró "furioso y disgustado" tras enterarse de la "ridícula acusación" de Bannon de que su hijo había cometido "traición".

"(Bannon) ha atacado al hijo del presidente de una forma absolutamente indignante y sin precedentes", denunció Sanders en su conferencia de prensa diaria, y añadió que la última vez que Trump habló con Bannon fue "a comienzos de diciembre".

Contenido relacionado

Exjefe campaña de Trump demanda al fiscal especial que investiga causa rusa

Washington, 3 ene (EFEUSA).- Paul Manafort, el exjefe de campaña del actual presidente, Donald Trump, registró hoy una demanda contra Robert Mueller, el fiscal especial que investiga la supuesta coordinación de la campaña del mandatario con el Gobierno ruso.

Manafort presentó hoy en la corte federal en Washington una demanda contra el fiscal especial y contra el fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, que avaló a Mueller para que dirigiera la investigación, y contra el propio Departamento de Justicia.

En el documento, el exdirector de la campaña de Trump para los comicios presidenciales de 2016 alega que el Departamento de Justicia violó la ley al nominar a Mueller para que liderase la investigación en mayo de 2017.

La demanda considera que la orden para nombrar a Mueller "excede el alcance de la autoridad de Rosenstein para nombrar a un fiscal especial, así como restricciones concretas relativas a nombramientos como ese".

También se centra en una parte de la petición de Rosenstein a Mueller de investigar "cualquier aspecto que emerja o pueda emerger directamente" de la causa, lo que desde el equipo de Manafort consideran un exceso de competencias al dar "carta blanca" de acción al fiscal especial.

Finalmente, el texto pide a la corte dejar a un lado esas acciones "arbitrarias" ejecutadas por Mueller, Rosenstein y el Departamento de Justicia.

El proceso contra Manafort es producto de la investigación de la conocida como "trama rusa", pero no está relacionado con las actividades que desempeñó dentro de la campaña de Trump.

Mueller acusa a Manafort y al que fuera "número dos" durante la campaña, Rick Gates, de haber creado una "red de entidades y cuentas bancarias" en diferentes países para ocultar hasta 75 millones de dólares que obtuvieron principalmente del Gobierno prorruso de Ucrania y de oligarcas rusos.

Ambos son acusado de 12 cargos entre los que figuran lavado de dinero, evasión de impuestos y "conspiración contra EE.UU.", delitos que podrían traducirse en más de diez años de prisión.

La demanda se produce en un contexto en el que el fiscal especial está recibiendo múltiples ataques por parte de algunas voces en las filas del Partido Republicano que tratan de poner en duda su legitimidad para llevar a cabo la investigación.

Por otra parte, un grupo de exlegisladores republicanos y exfiscales pidió al presidente Trump que no despidiera a Mueller por el consecuente daño que ocasionaría a la credibilidad del sistema judicial estadounidense.

Manafort, que dirigió la campaña de Trump entre mayo y agosto de 2016, tuvo que dimitir tras descubrirse que había recibido 12,7 millones de dólares por asesorar en secreto al expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), vinculado a Moscú.

En este sentido, el pasado 11 de diciembre la jueza federal Amy Berman Jackson reprendió a Manafort por su papel en la elaboración de un artículo de opinión que defendía su trabajo en Ucrania.

Manafort llegó el pasado 30 de noviembre a un acuerdo con el fiscal que investiga la supuesta injerencia rusa en las elecciones del país para salir en libertad condicional a cambio de dejar como fianza cuatro propiedades valoradas en 11,65 millones de dólares.

  • Ningún comentario presente
Normas de comentarios

www.meridiano90.com no se hace responsable de las ideas expresadas por los autores de los comentarios y se reserva el derecho a eliminar aquellos contenidos que:
  • resulten ofensivos y/o discriminatorios
  • que tengan como fin promover el boicot contra personas, productos empresas o instituciones
  • que atenten contra el derecho a la intimidad, al honor y/o a la propia imagen o nombre
  • aquellos que busquen fines comerciales y/o publicitarios
1000 caracteres disponibles
Para evitar spam, por favor resuelva este simple problema matematico e ingrese el resultado (pinche en la imagen para recargarla).

EEUU